¡ENTIENDAN DE UNA VEZ!.. SI DE VERDAD QUIEREN DESPERTAR!

¡ENTIENDAN DE UNA VEZ!.. SI DE VERDAD QUIEREN DESPERTAR!NOS CREARON COMO ROBOTS BIOLÓGICOS, ALTAMENTE SOFISTICADOS Y CON LA CAPACIDAD DE SENTIR, EN ESPECIAL, MIEDO… ¡ESE ES NUESTRO COMANDO!

Empecemos por aquí. El libre albedrío no existe, todo es una ilusión… según la Neurociencia NO OFICIAL Y HONESTA!

Bajo la visión de la neurociencia, al libre albedrío, o poder para realizar nuestra voluntad, lo precede un análisis cerebral que le quita espontaneidad.

El libre albedrío representa la creencia en poder elegir y tomar decisiones propias.
No obstante, de acuerdo con estudios neurocientíficos, es solo una ilusión: estamos en menor control de nuestros actos de lo que pensamos.

Científicos como los alemanes Hans Helmut Kornhuber y Lüder Deecke descubrieron el “Bereitschaftspotential”, o potencial de disponibilidad.
Basado en esto, Benjamin Libet también realizó experimentos para restarle peso al libre albedrío.
 
Los estudios de los 60 y los 80 sobre el libre albedrío

En los 60, Kornhuber y Deecke explicaron que un procesamiento eléctrico inconsciente del cerebro precede la toma de decisiones.
Adiós a las actividades voluntarias o espontáneas: “siempre hay un pensamiento previo que limita la libertad.
Libet, en los años 80, expandió lo descubierto por los alemanes, realizando más experimentos alemanes.”

La actividad cerebral prepara el movimiento del cuerpo, y la decisión de no actuar es un efecto y no una causa basada en el cerebro.

El portal especializado Gizmodo hizo un repaso sobre las novedades del tema.
Con el uso de las nuevas tecnologías estudios como los de John-Dylan Haynes (2008) ratificaron lo hecho por Libet.

También existen científicos que están en contra de la interpretación realizada.
Para WR Klemm se simplificó todo de forma errónea, mientras que otros consideran que el tiempo de evaluación es muy reducido. En España hay un científico que se doctoró en Alemania, enseñó en Alemania y fue asesor científico de Instituciones importantes de Alemania, sabe más de lo que dice, no porque no quiera, sino porque tiene la programación de un esclavo científico (además de saber cuáles son esos datos que hacen que los esclavos científicos desaparezcan)

De paso, ya hace años que no “habla”, no lo mencionaré por obvias razones.
 
El balance de Sam Harris
Sam Harris es el autor de Libre Albedrío, un ensayo sobre el tema.

De acuerdo con Harris, “los pensamientos de una persona siempre están precedidos de causas de las que él no está al tanto”.

“Son causas profundas, genéticas, experiencia en la infancia, de las cuales nadie es responsable”.

“Nuestra ignorancia sobre todos estos factores nos lleva a las ilusiones morales”.

Uno de los problemas es que para la Neurociencia la mente es solo el funcionamiento del cerebro, MENTE = CEREBRO. Si no podemos elegir desde el cerebro: ¿Alguien me puede explicar cómo voy a elegir que no me duela algo, físico o psicológico, siendo que en el cerebro están los centros de dolor y emociones de dolor? ¿Entonces somos robots?

La respuesta es sí, fuimos creados como ROBOTS BIOLÓGICOS SOFISTICADOS HECHOS PARA SER ESCLAVOS. Lo que no tuvieron en cuenta, o no sabían nuestros creadores es que tendríamos CONCIENCIA, la misma de ellos, solo que la de ellos está totalmente dormida y nosotros empezamos a despertar.

Si éste tipo de robot que somos, con la habilidad de tener emociones, no recibe una orden de sentirse positivo, jamás actuará como tal, actuará con miedo frente al dolor, la gran emoción negativa. De allí que el efecto placebo es tan impactante.

Convence al robot que una pastilla de nada lo va a curar inmediatamente ¡Parece magia! Pero no lo es, el placebo va directamente al fondo de la programación y cambia la orden. Parece extraño que se cure muy rápido.

Lo es porque de esto, de la conexión cerebro-cuerpo, la ciencia recién está empezando. Tuvo que venir un Italiano (Giulio Tononi), para estos problemas de conectividad y vaya que fue rápido, ya tenemos que cambiar todo respecto a la transferencia de información. Allí nace la Teoría de la Información Integrada (TII).

¿Entonces no hay salida de la prisión robótica con la que nos hicieron?

¡Sí la hay! La Conciencia está en todos los lugares y también nos ayuda con las conexiones y con todo, por lo tanto llegó la hora de emanciparse, de ser entidades libres… ¡Esto si no nos exterminan antes! Lo cual están empezando a hacer.

Harvard, la ciencia universitaria (la única que considero confiable) soltó y compartió una investigación, tan revolucionaria, qué es muy probable que no veamos nunca más a los que participaron.

Uno de los investigadores de Harvard empieza así:

“Vayan a Google y escriban ‘cuerpo-mente’ en el cuadro de búsqueda. Los dos primeros términos sugeridos son ‘problema mente-cuerpo’ y ‘conexión mente-cuerpo’. Seleccionen “conexión mente-cuerpo” y Google arrojará más de 5 millones de resultados.”

“Los primeros resultados enlazan con artículos sobre emoción, dolor crónico y placebos”, escriben los investigadores en su artículo.”

“En algunos ámbitos, las influencias simultáneas y bidireccionales de la mente en el cuerpo y del cuerpo en la mente son intuitivas ya están cada vez mejor estudiadas, como indican los 5 millones de resultados de Google. Pero en otros ámbitos, la capacidad de la mente para influir en la salud física se pasa por alto, se descarta o se rechaza por completo”.

EL EXPERIMENTO
Los autores provocaron heridas leves en un grupo de sujetos voluntarios y a continuación manipularon su percepción del tiempo en el laboratorio. Para eso tuvieron que modificar los relojes para que cada participante del estudio estuviera expuesto a tres velocidades de tiempo distintas: tiempo lento (0,5 veces el tiempo real), tiempo normal (1 vez el tiempo real) y tiempo rápido (2 veces el tiempo real). “En las tres condiciones, los participantes emplearon la misma cantidad de tiempo real (28 minutos) para supervisar los cambios en las heridas”, escribe el equipo de psicólogos. “Los participantes completaron otra tarea después del periodo de observación de la curación para equilibrar el tiempo percibido con el tiempo real y garantizar que cada sesión de laboratorio durara aproximadamente una hora, como se había anunciado”. Tras estas pruebas, los investigadores comprobaron que las heridas cicatrizan más rápido cuando los participantes creen que ha transcurrido más tiempo. Y que el proceso de cicatrización resultaba más lento cuando se percibe que ha transcurrido menos tiempo, a pesar de que el tiempo real es el mismo para todos.

Éste es el primer estudio que demuestra que el tiempo percibido puede afectar a la curación física, independientemente del tiempo real”, dice el equipo.

“Estos datos también sugieren que las formas en que las mentes individuales interiorizan los conceptos de tiempo y las expectativas y creencias relacionadas no son claramente separables de los efectos fisiológicos del tiempo”.

Existe la unidad mente-cuerpo
Aunque la influencia de la mente sobre la salud suele tratarse dentro del campo de las emociones —como el efecto del estrés en la inflamación y la función inmunitaria—, los investigadores creen que esta investigación abre la puerta a nuevos estudios que tengan en cuenta cómo los factores abstractos (como el tiempo) influyen directamente en la salud física.

El equipo ya está trabajando en nuevas investigaciones que les ayuden a comprender mejor los mecanismos que provocan este comportamiento y las implicaciones que se desprenden de estos hallazgos. Mientras tanto, aseguran, este estudio ofrece argumentos convincentes para incorporar la idea de la unidad mente-cuerpo en posteriores investigaciones, sobre todo en las que tengan que ver con su impacto en nuestra salud.

“Se trata de un hallazgo importante, ya que desafía la sabiduría médica convencional sobre la influencia de los factores psicológicos en los resultados fisiológicos, que suele argumentar que las influencias psicológicas sólo afectan a la salud de forma indirecta, principalmente influyendo en el comportamiento”, explican los investigadores.

“Sin embargo, estos datos son coherentes con la teoría de la unidad mente-cuerpo, que propone que la mente y el cuerpo interactúan de forma bidireccional y simultánea”.

¡Hace 110 años, esto lo decía Neville Goddard, del movimiento Nuevo Pensamiento!

¿Adivinó? Se hizo discípulo de un Gurú del antiguo Hinduismo.

Ahora sí me vuelvo loco ¿Se supo y se difundió hace 110 años y no se continuó con este estudio?

Éste es el tipo de temas prohibidos por los cuales la Élite mata científicos o los desaparecen para usarlos. Después de todo, un científico es un esclavo muy útil… ¡Sabe mucho!

Se trata de descifrar como realmente funciona el ROBOT. Eso se lo dejamos a los científicos es decir a los esclavos muy útiles porque ¡Saben mucho!

¡Pero mucho cuidado! Para que nos ayuden a nosotros a descifrar el funcionamiento del robot y salir de la cárcel, vamos a tener que recurrir a otros robots que conozcan la programación de los primeros, esos esclavos se llaman FILÓSOFOS DE LA CIENCIA.

Vuestro humilde servidor dedicó 30 años a eso… Soy un robot del segundo tipo… “¡BIP!” Los que no parecemos tan útiles, pero que estudiamos la programación de base de los robots científicos… Y, sabemos, entre otras cosas, los datos que sirven y los datos que no sirven, que empeoran las cosas. La buena noticia es que podemos ser muchos y juntos descifrar el camino exacto para salir de la cárcel y DESPERTAR como conciencias absolutamente libres.

Me disculpo por el tono conspiranoico, no me identifico con esa etiqueta pero ¡LO QUE ES…ES!

Prof. Carlos Delfino

(El contenido entre comillas, fue extraído de la publicación, El Confidencial).

Carrito de compra