LA CONCIENCIA SEGÚN PLATÓN Y LA NEUROCIENCIA ACTUAL

La influencia de Platón en la historia de la humanidad es innegable, sus postulados filosóficos continúan resonando en nuestra sociedad actual. Un concepto fundamental abordado por Platón es la definición de la conciencia como la relación del alma consigo misma. Esta noción, en apariencia intemporal, ha encontrado eco en la neurociencia contemporánea, evidenciando la capacidad de la Filosofía antigua para anticiparse a los descubrimientos científicos actuales.

Hace más de 2.000 años, Platón concebía la conciencia como un diálogo interno, un lenguaje reflexivo capaz de cuestionar y responder en un mismo acto. Esta comprensión de la conciencia como un proceso intrínseco del alma ha sido respaldada recientemente por el neurocientífico Giulio Tononi y su teoría de la información integrada (TII), presentada en 2008.

Giulio Tononi, un destacado neurocientífico italiano reconocido por sus contribuciones en el ámbito de la conciencia y la teoría de la información integrada, propone que la conciencia no es simplemente un epifenómeno de la actividad cerebral, sino una característica fundamental e inherente del universo en sí mismo. Según Tononi, la conciencia emerge cuando un sistema exhibe un nivel suficiente de información integrada.

La TII de Tononi postula que una red de elementos interconectados puede considerarse consciente cuando es capaz de generar un estado de información integrada, donde la información procesada en el sistema no puede descomponerse en partes independientes. De acuerdo con esta teoría, a medida que la cantidad de información integrada en un sistema y la interconectividad entre sus elementos aumentan, también lo hace su nivel de conciencia.
Para cuantificar la información integrada en un sistema, Tononi ha introducido una medida denominada φ (phi). Según la TII, a mayor valor de φ en un sistema, mayor es su nivel de conciencia. Este enfoque científico no solo enriquece nuestra comprensión de la conciencia desde una perspectiva neurocientífica, sino que también ofrece un puente entre las ideas filosóficas milenarias de Platón y la vanguardia de la ciencia contemporánea.

En la vida cotidiana, podemos observar ejemplos que apoyan la interconexión propuesta por la TII. Por ejemplo, en un equipo de trabajo, la colaboración entre sus miembros puede ser vista como una red de elementos interconectados que generan un flujo de información integrada para alcanzar un objetivo común. Asimismo, en la comunicación interpersonal, la empatía y la comprensión mutua pueden ser consideradas manifestaciones de conexiones que crean estados de conciencia compartida.

En conclusión, la convergencia entre las ideas de Platón sobre la conciencia y las investigaciones contemporáneas en neurociencia, como la teoría de la información integrada de Tononi, resalta la profundidad y la relevancia perenne de la reflexión filosófica en la comprensión de la mente y la realidad. Este diálogo entre la antigüedad y la modernidad nos invita a explorar nuevas dimensiones del pensamiento y a apreciar la sinergia entre saberes aparentemente distantes en la búsqueda de la verdad y el significado en nuestras vidas.

Siguiendo con la idea de que cuanto mayor sea la cantidad de información integrada en un sistema y más conectados estén sus elementos, mayor será su nivel de conciencia, es importante destacar que la Teoría de la Información Integrada de Tononi ha generado numerosas investigaciones y debates en los campos de la neurociencia y la filosofía. Esta perspectiva ofrece un enfoque fascinante sobre la naturaleza de la conciencia, desencadenando un profundo interés en la comunidad científica.

Es fundamental tener en cuenta que la Teoría de la Información Integrada de Tononi es una propuesta en constante evolución y examinación. A pesar de sus contribuciones significativas, todavía existen cuestionamientos y críticas en curso que buscan perfeccionar y enriquecer esta teoría en desarrollo.
En síntesis, el trabajo de Giulio Tononi, prominente neurocientífico, en torno a la Teoría de la Información Integrada, ha abierto nuevos horizontes en el estudio de la conciencia al proponer que ésta arranca de la capacidad de un sistema para generar información integrada. Su labor ha sido fundamental para el avance del campo de la conciencia, estimulando tanto la investigación como el debate en esta esfera crucial de la ciencia.

Tononi también señala que la conciencia se manifiesta en nosotros como una capacidad intrínseca de causar un efecto sobre sí misma. Recientemente, la neuróloga Melanie Boly, de la Universidad de Washington, ha respaldado la teoría de Tononi, argumentando que la conciencia exista para sí misma y por sí misma. Boly sostiene que, para que algo tenga existencia real, debe ser capaz de producir un cambio, sin importar lo insignificante que sea, respecto a su estado anterior. Esta visión se alinea con el pensamiento de Platón, quien, en su tratado “El Sofista”, describió la conciencia como un poder en el diálogo. Para Platón, cualquier ente que tenga la capacidad de ser afectado o de afectar, aunque sea brevemente y con efectos mínimos, posee una existencia genuina.
Estos respaldos científicos a la visión platónica de la conciencia no se apoyan solamente en teorías abstractas, sino que también se sustentan en investigaciones científicas concretas que abogan por la concepción de la conciencia como una dimensión “mental y espiritual” intrínseca del ser humano.

Temas de este tipo se presentarán de manera Práctica en el MÓDULO DE BASE de la TERAPIA PUNTO CERO.

Te puedes registrar aquí: https://tinyurl.com/4ba7wukz

Prof. Carlos Delfino 
Catedrático e investigador en Metodología y Filosofía de la Ciencia.

Carrito de compra