Clase magistral: La coherencia cardiaca y la pseudociencia

Sábado 2 de marzo 12:30 México - 19:30 España
20 euros y si eres suscriptor de la comunidad 50% de descuento

LA CONCIENCIA SEGÚN PLATÓN Y LA NEUROCIENCIA ACTUAL.

La influencia de Platón en la historia de la humanidad es innegable. Sus teorías filosóficas han sido ampliamente estudiadas y algunos de sus postulados siguen siendo relevantes en la actualidad. Uno de los conceptos más destacados de Platón es su definición de la conciencia como la relación del alma consigo misma. Sorprendentemente, más de 2.000 años después, la neurociencia moderna respalda esta idea, proporcionando evidencia científica que valida las opiniones del antiguo filósofo griego.

En el siglo IV a.C., Platón describió la conciencia como un diálogo interno, un lenguaje capaz de preguntar y responder al mismo tiempo. Esta visión de la conciencia como una relación del alma consigo misma ha sido respaldada por el neurocientífico Giulio Tononi en su teoría de la información integrada presentada en 2008.

Giulio Tononi es un neurocientífico italiano conocido por su trabajo en el campo de la conciencia y la teoría de la información integrada. Según Tononi, la conciencia no solo está asociada con la actividad cerebral, sino que es una propiedad intrínseca y fundamental del universo. Su teoría, conocida como la Teoría de la Información Integrada, propone que la conciencia surge cuando un sistema presenta una cantidad suficiente de información integrada.

La IIT sostiene que una red de elementos interconectados puede ser considerada consciente si es capaz de generar un estado de información integrada, que es un estado en el cual la información que se procesa en el sistema no puede ser decomponible en partes independientes. Según la teoría, cuanto mayor sea la cantidad de información integrada en un sistema y más conectados estén sus elementos, mayor será su nivel de conciencia.

Tononi ha desarrollado una medida cuantitativa llamada φ (phi) para cuantificar la información integrada en un sistema. Según la IIT, cuanto mayor sea el valor de φ de un sistema, mayor será su nivel de conciencia. Esta teoría ofrece una perspectiva interesante sobre la naturaleza de la conciencia y ha generado numerosas investigaciones y debates en el ámbito de la neurociencia y la filosofía.

Es importante destacar que la teoría de la información integrada de Tononi es una propuesta teórica y está en constante desarrollo y evaluación. Aunque ha generado un gran interés en la comunidad científica, aún existen preguntas y críticas que se están abordando para refinar y mejorar la teoría.

En resumen, Giulio Tononi es un destacado neurocientífico que ha desarrollado la teoría de la información integrada, que propone que la conciencia surge a partir de la capacidad de un sistema para generar información integrada. Su trabajo ha contribuido significativamente al campo de la conciencia y ha estimulado la investigación y el debate en esta área.

Según Tononi, la conciencia se presenta en nosotros como una capacidad interna de causa-efecto sobre sí misma.
Recientemente, la neuróloga Melanie Boly, de la Universidad de Washington, ha respaldado la teoría de Tononi, argumentando que la conciencia existe para sí misma y por sí misma. Boly sostiene que para que algo exista, debe ser capaz de tener un efecto, de hacer una pequeña diferencia en otra cosa. Esta idea se alinea con la filosofía de Platón, quien describió la conciencia como un poder en el diálogo “El Sofista”. Platón afirmaba que cualquier cosa que tenga la capacidad de afectar o ser afectada por otra, aunque sea por un instante y con efectos insignificantes, tiene una existencia real.
Estos apoyos científicos a la visión platónica de la conciencia no solo se basan en teorías abstractas, sino que también se han realizado investigaciones científicas que respaldan la idea de la conciencia como una dimensión “mental y espiritual” del ser humano.

En 2009, el Dr. Konstantín Korotkov logró fotografiar esta dimensión utilizando el método de visualización de descarga de gas. Las imágenes obtenidas mostraron la fuerza vital de una persona gradualmente dejando el cuerpo, y Korotkov argumentó que el ombligo energético capturado en las imágenes era evidencia de la existencia de la conciencia más allá del cuerpo físico.

Estas investigaciones y teorías, respaldadas por estudios científicos y experimentos, ofrecen una perspectiva intrigante que se alinea con las ideas filosóficas de Platón en relación con la conciencia y su capacidad para afectar y ser afectada. Si bien aún queda mucho por descubrir y entender sobre la naturaleza de la conciencia, la intersección entre la filosofía antigua y la ciencia moderna nos brinda nuevas perspectivas y nos acerca a una comprensión más profunda de esta fascinante experiencia humana.

Prof. Carlos Delfino
Filosofo de la Ciencia e Investigador.

Carrito de compra